viernes, 31 de diciembre de 2010

Feliz 2011...


Vamos a movernos, le decía un parapléjico a su amigo mientras veía que los fuegos artificiales de nochevieja podían quemarlos con sus rescoldos... calla, calla, le decía éste, que era sordo, que me vas a hacer llorar, con lágrimas ya en los ojos embriagado por la emoción del momento...

Feliz año y que al menos no nos quedemos como estamos: "Ni parapléjicos ni sordos".

martes, 28 de diciembre de 2010

Nosotras somos inocentes: 250.000 enfermeras no tenemos la culpa.

Hoy mira en tu espalda e intenta quitarte el muñequito que nos identifica como colectivo ingénuo, confiado, desprendido, callado, abnegado. Porque hoy es nuestro día. Hoy es el día de todas las efermeras inocentes e ingénuas que estamos a verlas venir. Que necesitamos confiar ciégamente en alguien que nos lo "ponga a huevo" en ese interiorizar dinámicas que no comprendemos ni hacemos por comprender, pensando quizá que, a través de las mismas, ganamos en conocimiento, no perdemos en posición, nos mantenemos en la linea de flotación que, para nosotras, otros han ideado de forma enfocada y cuando nos ofertan dádivas de las que nos hacen dependientes: formación para no quedarnos atrás, estatus de privilegio irreal, uniformidad que nos evite el pensar cuáles son las verdaderas rentas para ese grupo elitista que lleva años aprovechando nuestro inmovilismo ciego y a los que no les importaría celebrar este 28 de Diciembre como el día de todas las enfermeras. Grupo que se frota las manos ante el devenir de las cosas. Que maneja el discurso amenazante y engañoso que les posibilita su situación de privilegio en ese codearse con el poder y a través de la información que a la vez aprovechan, generan y dirigen a sus propios intereses, perfectamente estructurada, dosificada y difundida. Desde hace años. Muchos años ya como para seguir arrastrando este estigma que tanto daño nos está haciendo...

Ellos son los culpables. Esos mismos que modifican nuestra opinión y la del resto en beneficio propio. Ellos son los que utilizan los acontecimientos y las lagunas de conocimiento y de apatía de todo un colectivo dañado a la vez por el resto de poderes, políticos, médicos, gestores (poder político-médico-gestor) y como para erigirse en nuestros salvadores y cuando solamente son salvadores de sus pripios culos y estatus ganados y usurpados a todo el colectivo en un ejercicio megalómano sin precedentes y en connivencia con símiles estratégicamente repartidos por todo el territorio y provincias. Alguien ya los ha nombrado alguna vez como "Alí Babá y los 40 ladrones"...

No nos engañen cuando se rasguen vestiduras por la reacción y el roce de parcelas de poder con las que ellos mismos se encuentran, en esa otra lucha que mantienen con quienes están en mejor disposición de refutarles por los actos y no solamente por el discurso como nosotros. Es entonces cuando despliegan toda su artilllería contra quien descubren potencial enemigo y con posibilidades de desmontarles chiringuito. Porque es éso lo que tienen montado y para beneficio propio: Un chiringuito que crea necesidades y espejismos a un colectivo que va a la deriva y lo seguirá yendo mientras esta nave sea pilotada por semejantes contramaestres y se necesite de una supuesta Autoridad en ese vacío de ideas que la necesidad, la carencia de pensamiento sino de respuesta y la crisis de valores posibilita y ellos aprovechan. Así de triste. Como si a fuerza de estar sentados a la derecha de Florence, algún erudito multidoctorado hubiera recogido el candil (...cuéntalas tú, que las veinte son).

Nosotras somos inocentes, si, no somos responsables de haber caído en manos de todo este entramado y de ser, a la vez, quienes posibilitamos con nuestro inmovilismo ciego el que sigan perpetuándose sin a penas refutación alguna o a expensas ésta del desgaste personal e irreversible que supone, sino de cualquier otro peligro que tampoco sería excesivamente descabellado imaginar e intuir en ese estar frente y activo.

Hoy quitémonos el estigma y el San Benito de ingenuidad que tanto daño nos está haciendo. No seamos inocentes al fin y reconozcamos de una vez que este devenir errático tiene unos culpables que no somos nosotras y que, por otro lado, no necesitamos para nada en todo nuestro potencial de proyección y legitimidad: Feliz día. Mira a tu espalda.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Hemos conocido el informe del Consejo de Estado sobre el Decreto de receta médica y órdenes de dispensación. Otra vuelta más a la prescrip. enfermera


Ese informe concluye con que debe diferenciarse definitoriamente la orden de dispensación hospitalaria de lo que es la orden de dispensación enfermera en su artículo 1. (c) de definiciones y con relación al Decreto de receta médica y órdenes de dispensación aprobado hace unos días y que entiendo que no ha sido publicado en BOE aún, como para saber si han sido de respeto todas las indicaciones de este informe del Consejo de Estado (es de suponer que si, de alguna forma).

En otro orden de cosas, aparte de indicar la mala gramática y errores en la misma redacción del borrador de Decreto de receta médica, comenta dicho informe que, debido a la importacia y novedad de la materia a legislar con relación a la orden de dispensación enfermera relacionada en el párrafo 2 del artículo 77.1 de la Ley 28/2009 de modificación de la 29/2006 de Garantías y Uso racional del medicamento y los productos sanitarios, y en el sentido de desarrollar ese diseño, formato y contenidos de esa orden de dispensación para la potestad conferida a las enfermeras en materia de indicación, uso y autorización en dicha dispensación de los medicamentos no sujetos a prescripción médica y los productos sanitarios ordenados a través de ésta, cabe el que esta cuestión (reflejada en la Disposición Adicional V del borrador de Decreto analizado ahora por el Consejo de Estado), sea llevada a cabo en el entorno conferido al Gobierno de regulación de esta materia indicado y anunciado ya en dicho artículo 77.1 (apartados 3 y 4) y a través ahora de un nuevo Real Decreto concreto para el desarrollo y definición normativa de esta orden de dispensación y paralelo a éste ahora aprobado para la receta médica y las órdenes de dispensación, al no entender suficientes los contenidos relacionados con la parte enfermera y salvando la mediación exclusiva ministerial y con rango legislativo referido de Real Decreto...

Todo un nuevo galimatías que exhorta a nuevos plazos o redefinición quizá (sino ese nuevo Decreto que refiere el Consejo de Estado) del pobre e incongruhente texto al que aludiamos en posts anteriores y en el que se plantea el desarrollo de la indicación, uso y autorización de medicamentos y productos sanitarios por las enfermeras. Decreto abortado en el Consejo interterritorial por el momento y que aún no ha llegado al mismo ante la oposición de algunas Comunidades Autónomas.

Cabe decir que, todas estas cuestiones, son salvadas en su momento por el Decreto andaluz de participación de la enfermera en la prestación farmaclógica del SSPA. Concretando orden de dispensación, modelo, proceso de implementación, etc... A pesar de los peros al enfoque institucional que podamos querer descubrir: La "prescripción" enfermera en Andalucía es una realidad cuantificable, cuyo proceso y experiencia habrá de ser tenido en cuenta a la hora de desarrollar una Ley para todo el Estado, pese a quien pese.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Felices Fiestas y enhorabuena por todo lo que nuestro CGE ha conseguido para la profesión...

Concluye otro año en el que ante el silencio de la mayoría, los logros de nuestros representantes han sido estupendos y maravillosos. Este es el camino a seguir y lo que caracteriza a nuestra profesión. Otro año perdido... y van 23 (Hay a quien le tocó el Gordo en el 87. Hoy esperemos que les toque a otros).




sábado, 11 de diciembre de 2010

El curso de Prescripción del CGE se vende por provincias como rosquillas. Esta gente se vende sola con sus mentiras.



No tiene desperdicio el anuncio y venta del curso de Prescripción importado desde Madrid por todas las provincias a través de los Colegios de Enfermería. Ya que, evidentemente, mienten a la hora de plantear sus bonanzas y atributos.

Valga de ejemplo este envío hecho (antes de la reunión del Consejo Interterritorial del 9 de Diciembre en Santiago de Compostela y a primeros de mes) desde el Colegio provincial de Córdoba a sus solícitos afiliados, en el que reza, literalmente, y sin entrar ya en el atributo de lo de "totalmente subvencionados" (¿Por el Ministerio?...jejejee), como sigue:

"Capacitarán para la obtención de la acreditación nacional como prescriptor/a que otorgará el Ministerio de Sanidad de acuerdo a la Ley... y al desarrollo de la misma
que se ha obtenido con el Proyecto de Real Decreto ya aprobado por la Comisión Nacional de Farmacia del Ministerio, y cuyo contenido formativo coincide perfectamente con los que se van a a impartir en los cursos programados por este Colegio".

De que te compulse tu título un Notario del entorno del Colegio, tampoco vamos a comentar nada...

¡Hay que tener poca vergüenza, escrúpulos y ser tontos para dejar por escrito tamaña felonía!.

Ésto es de juzgado. Este escrito miente en su contenido y es remitido a los colegiados cordobeses antes de que se llevara a cabo esa reunión del día 9 para la que la Comisión del Consejo Interterritorial vetó y paralizó la discusión sobre la redacción de ese borrdor de Real Decreto de desarrollo de la prescripción que refiere la invitación del Colegio de Córdoba por, exactamente, no haber pasado por esa dinámica normativa que entre otras cosas debería haber contado con la valoración de la Comisión de Farmacia y cuestión que en ningún momento nos consta que se haya llevado a cabo bajo un acuerdo y consenso tácito y siendo éste el motivo que, a la vez, algunas de las Comunidades Autónomas refieren como suficiente para no merecer ser introducido este asunto en el orden del día (entre otras cuestiones) de esa reunión del 9 de Diciembre y como comentamos en posts anteriores y como es preceptivo.

Estos amiguetes no intuían el que la jugada no les iba a salir redonda, cuando estaban convencidos de ello, o les habían informado mal desde el CGE o se despistaron el día del retiro espiritual de Cercedillas mientras los cinco goles del Barsa al Madrid y no se enteraron de un carajo y a los postres...

Mandan el anuncio antes de que este tema, que se ve que lo daban por hecho (los contenidos formativos coinciden casualmente, perdón, perfectamente, con lo que recoge ese borrador de Real Decreto....jejejeje) llegue tan siquiera al Consejo Interterritorial, que es donde lúcidamente a algunas de las Consejerías Autonómicas les da por pararles los pies en su Comisión Delegada, y siendo éste el entorno e instancia donde debe darse luz verde al tema como para iniciar su potencial concreción normativa...

Como en el Consejo se ven cuestionados, no se les ocurre ahora otra cosa que plantear una encuesta independieeeeeente y cristalina de lo que los enfermeros saben, sienten, piensan, opinan y aseveran sin influencia alguna que distorsione la pluralidad de opiniones emitidas desde la objetividad y como es costumbre de esa factoría de ideas, para los demás, que supuestamente coordina democráticamente D. Maxi, y que es accesible en el siguiente enlace, y que yo, que vivo también preocupado por estos temas, os invito a responder, para que nos sintamos partícipes de sus resultados una vez que éstos se pretendan utilizar alzando la voz de la profesión enfermera a las instancias que ahora quieren cuestionar tan estupendo cursillito lanzadera para el Gradua2, que es lo que realmente deja pelas y que tanto desvelo suscita y tan necesario es para el colectivo... je, je y jejejeje. ¿Pagarán la encuesta a medias la Secretaría del Ministerio y el CGE?. Cuando auditoren, a lo mejor nos enteramos. Un saludo.

http://www.analisiseinvestigacion.eu/EnfForPres/Intro.asp?Lang=



lunes, 6 de diciembre de 2010

Se les ha visto el plumero: "Fuego a prescripción".

Parece ser que han sido los representantes en la Comisión del interterritorial, encargados de dar el visto bueno al orden del día que llevara a la reunión del 9 de Diciembre del Comité el borrador de proyecto de Desarrollo de la indicación, uso y autorización de medicamentos y productos sanitarios por las enfermeras, pertenencientes éstos a las Comunidades Andaluza, Extremeña, Catalana y Cántabra, los que han evitado, por el momento, la avanzadilla emergida por generación nada expontánea de un planteamineto enfocado en último extremo a la consecución, por parte del CGE, de una disfrazada acreditación para las enfermeras, y por parte del Ministerio de Sanidad, consistente en pasar por un ridículo planteamiento formativo que de forma causal, que no casual, ya se está vendiendo por todo el país como curso habilitador para dicha acreditación e impartido por todos los Colegios Profesionales, algunos de los cuales, nos consta, lo plantean incluso como "obligatorio" para poder prescribir (¿?).

Lo que no es casualidad, posiblemente, es que hayan sido estas Comunidades y sus representantes y participantes en ese Comité y Comisión interterritorial, los que hayan vetado un texto que no ha pasado los filtros ad hoc que todo proceso normativo debiera llevar a cabo, y que se ha intentado colar aprovechando manufacturas previas y ese vacío de liderazgo ministerial que, en todo el desarrollo normativo de esta cuestión, ha pasado ya por cuatro ministr@s distintos desde los inicios de sustitución de la Ley 25/1990 por una nueva Ley 29/2006 de Garantías y uso racional del medicamento y productos sanitarios modificada por la 28/2009 y hasta llegar finalmente a este proyecto de borrador de Real Decreto que se nos quiere injertar sin anestesia mientras que, la presidencia del CGE , desgraciadamente, ha permanecido la misma y de la misma forma que se ha mantenido la Secretaría Ministerial en la que cada nuevo inquilino de la cartera de Sanidad habrá tenido presumiblemente que apoyarse para salir del letargo del desconocimiento de asuntos políticos y de relaciones institucionales con los profesionales. Siendo perenne esta Secretaría de la misma forma que el único interlocutor enfermero válido hasta este momento, y para toda una Ley nacional y su desarrollo, ha sido el supuesto presidente del CGE y su fervoroso entorno incondicional. Sin una participación externa experta y realmente profesional que haya podido aportar y opinar.

Y digo que no es casual el veto de estas comunidades, aparte de lo ridículo del texto en cuanto a no definición después de un año de qué es técnicamente la prescripción y cuáles son definitivamente los medicamentos y productos sanitarios o los mecanismos y cambios legislativos que nos lleven a una nueva tipificación de los mismos (hecho constatado y requerimiento planteado en textos anteriores y de consideraciones a ese desarrollo normativo por parte de alguna de estas comunidades y en todo ese devenir protocolario-legal) y que posibilite la indicación enfermera autónoma de una puñetera vez ya que, algunas de estas Comunidades, ya han disparado proceso normativo (Andalucía) con unos resultados cuantificables y proceso de implementación a todas luces coherente con un discurso histórico y de operatividad tangible; o comunidades éstas que no plantean una colegiación obligatoria para el ejercicio profesional en exclusiva para sus Administraciones (Andalucía y Extremadura); o que llevaron a cabo grupos de trabajo ad hoc que les permitieron postular y acercarse con mucho más conocimiento de causa y argumentos a un planteamiento y definición de la prescripción enfermera desde un punto de vista multidisciplinar, consensuado y fundamentado teórica y conceptualmente de forma exquisita (Andalucía, Cantabria y Cataluña), y donde la opinión y conocimiento por parte de los profesionales integrantes de esos grupos de trabajo, fue lo que inspiró un potencial de implementación para nada enfocado interesadamente a la consecución exclusiva de esa acreditación que pretende "sine cuanom" el CGE y que posibilite justificar la linea de formación planteada en este borrador de proyecto de Real Decreto que ahora ha sido paralizado, cuando a las enfermeras se les atribuía, ya entonces (más ahora que el Grado puede y debe perfectamente reflejar la prescripción como parte del desarrollo formativo y competencial de la "nueva titulación" con una posibilidad de dedicación mayor en el tiempo teórico y "prácticum"), toda la carga de conocimientos suficientes como para hacerse responsables, en el entorno de sus competencias, de las intervenciones que se requirieran apoyadas en su juicio clínico y en los medicamentos y productos sanitarios, que son los que hay que identificar de una puñetera vez y a través de esa articulación consensuada de la forma y maneras de llevarlo a cabo, si es que se quiere dar sentido racional a todo este tema y antes de que otro Gobierno que se atribuya la capacidad de plantear las competencias de toda una profesión, nos lisonje con una nueva visión "Sin perjuicio de lo anterior" y para que participemos de este pastel prescriptor.

martes, 30 de noviembre de 2010

¿Cómo se cuajó el tema de la Acreditación por parte del Ministerio de Sanidad alrededor de la prescripción enfermera?. ¿Es oro todo lo que reluce?.

El actual borrador de proyecto de Real Decreto por el que se regula la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte de los enfermeros, introduce como una de las prebendas que el Consejo General de Enfermería (CGE) intenta arañar a este Decreto, a través del planteamiento de acreditación que debe emitir el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad conforme a dicho futuro Decreto y para el desarrollo de las actuaciones referidas en el mismo y conforme a Ley 28/2009 de Modificación de la 29/2006 de garantías y uso racional del medicamento y los productos sanitarios, el de la necesidad de realización de un programa formativo tanto en el ámbito de los cuidados generales como especializados consistente en 6 ECTS equivalentes a 150-180 horas de formación, cuya superación posibilitará a la enfermera la solicitud al Ministerio de la acreditación pertinente para el desarrollo de esas actuaciones previstas en el Decreto y que sean contempladas específicamente como el desarrollo de estas cuestiones y a través de los mecanismos que se articulen...

¿A dónde hemos de remontarnos para entender la génesis de esta necesidad "imperiosa" y ridícula de acreditación alrededor de unas competencias ahora definidas en el entorno de un repaso a la asignatura de farmacologia como forma y manera de consecución de competencias (¿?) que deben poseer los enfermeros acreditados y a través de unas clases de recuperación?.

Pues nada más y nada menos que a las enmiendas presentadas a la Proposición de Ley de Modificación de la Ley 29/2006 que por el mes deSeptiembre de 2009, que tanto CIU como PSOE presentaban a su propia propia Proposición de Ley, y que en el conjunto de desarrollo normativo de esa modificación a la Ley del medicamento supuso un antes y un después en cuanto al descubrimieto, para mi a todas luces enfocado a este resultado de la "necesidad" incoherente, premeditada y absurda de intentar colar un curso y linea formativa que ya lleva meses vendiendo el CGE por todo el país anticipándose conocedor de todo este tinglado, y alrededor de todo este tema, y que contó, ya desde entonces, con el apoyo del PSOE y para todo lo redactado en el artículo 77.1 de esa Ley de modificación final, mientras que CIU, una vez descubierta esa "necesidad y posibilidad", y cuando ya se había argumentado conceptualmente el que la enfermera estaba perfectamente formada para estas intervenciones, planteaba la exclusiva necesidad de acreditación para el párrafo que refería su participación en la prescripción de medicamentos sujetos a prescripción médica. Siendo recogidas finalmente estas enmiendas en el informe de la Ponencia encargada de redactar la Proposición de Ley de modificación de la Ley 29/2006, de 26 de Julio de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, quedando finalmente reflejada esa necesidad de acreditación de todo lo contenido en el artículo 77.1 una vez modificado. Es decir, como instaba el PSOE, tanto para los medicamentos no sujetos a prescripción médica y los productos sanitarios, como para los sujetos a prescripción médica. Texto y redacción que actualmente provocan esa necesidad de acreditación/formación/clase de repaso de farmacología de 150 horas y que desde entonces, estoy convencido, se enfocó con vistas a este planteamiento formativo que, ahora, ese borrador de Decreto que ha sido ofertado a las CCAA desde la Secretaría del Ministerio encierra y "justificando" el cursillito del CGE y el filón que han encontrado los de la plataforma y todos los docentes a los que se les ha encargado esta historia que, por supuesto, actúan para que la Enfermería avance y cope nuevas competencias...

Son y parecen muchas casualidades y muchos descubrimientos fortuitos en esa linea que ahora emerge de las profundidades de toda una supuesta connivencia y enfoque para nada altruísta, y al que habrá que buscar la respuesta y la justificación en algo más que el pretender ahora que la enfermera generalista es incapaz de indicar, usar y autorizar medicamentos no sujetos a prescripción médica y productos sanitarios que cualquiera puede comprar en una farmacia, a no ser que haga el curso del CGE (u otro cualquiera) y participe de la venta de una plataforma prescriptora con Copyright que hay que pagar anualmente a "sus inventores"(con el incremento de las cuotas colegiales), imaginamos que en el entorno de ese mismo CGE o presuntamente del propio Aparato que entonces y ahora legisla y decreta según sus propias enmiendas puntualmente introducidas en esa dinámica de desarrollo normativo que supuso esta chapuza de Ley de Modificación de la Ley del Medicamento y estando la cúpula deontológica enfermera siempre, ahora y entonces, al quite y expectante a un final con el que seguro se frotan las manos mientras vuelven la cara a pronunciamientos judiciales superiores y supremos y que a la vez les inhabilitan para cobrar tan asquerosas recompensas.

martes, 23 de noviembre de 2010

Encuentros en la tercera edad: Orgasmos en el S.XXI.

-Antonio Mingarro, periodista de SANIFAX: Me ha llamado la atención el cambio del término de colegiación obligatoria, por el de colegiación universal y su defensa. Me ha parecido, ciertamente, acertado y también lo tengo que decir, muy correcto, que para estas cuestiones la OMC haya decidido ir de la mano de la de enfermería, que es lo deseable en éste y en otros asuntos en los que hasta hace poco no era así. En cualquier caso, me gustaría incidir en el tema de la colegiación universal y saber si desde los medios de comunicación también hemos de sustituirlo por el uso del término “obligatoria” que es un poco peyorativo ¿es correcto, es acertado? ¿Por qué lo cambiamos?

-Rodríguez Sendín:Los que os dedicáis a la comunicación sabéis que las palabras tienen un significado pero también representan lo que representan. La utilización del término “universal” implica cambiar lo que tiene de negativa la palabra “obligatoria”. El resultado final, probablemente, es el mismo. El empleo del término “universal” no aporta la connotación de “en contra de tu voluntad”, sino que hace hincapié en la necesidad sobre aquello que nos ocupa, en este caso, la colegiación. De ahí que optemos por cambiar el término al parecernos mucho más aceptable y que se acoge mucho mejor.

Con respecto a ir de la mano los médicos y la enfermería, evidentemente, hay que ir en esto y en otras muchas cosas. Ahora, también es verdad que enfermería cumple con su papel y los médicos con el nuestro. Aunque debemos reconocer que hemos tenido discrepancias y no serán las primeras ni las últimas, de lo contrario hasta nos aburriríamos, y pensando que también pueden tener un carácter positivo. Habrá que discrepar cuando sea necesario y estar juntos cuando sea necesario.

-Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Enfermería: Me he sentido muy representado durante las palabras que el presidente de la Organización Médica Colegial ha pronunciado en el Club Siglo XXI. Efectivamente, y como acaba de comentar, no hay coincidencia absoluta en todos los temas, pero lo que sí es cierto es que hay una enorme coincidencia en el compromiso conjunto que tenemos a favor del Sistema Nacional de Salud y de los pacientes. Ello lo hemos materializado en un gran acuerdo con la ministra de Sanidad, lo hemos hecho sin que nadie nos lo pida, sino porque creíamos que teníamos la obligación de que, en un momento tan difícil como el que estamos viviendo, en vez de “echarnos al monte”, había que hacer todo lo contrario, es decir, ayudar al sistema porque queremos al sistema. Creo que ha dicho palabras muy importantes desde la independencia, porque no puede ser de otra forma desde los Colegios profesionales, pero basadas en principios, valores, en conocimiento, en lealtad institucional, y por ello reitero que me he sentido bien representado por el presidente de los médicos de España. Tengo la suerte de haber conocido, desde Ramiro Rivera, a todos los presidentes de la OMC, y tengo que decir que es un placer trabajar con Juan José Rodríguez Sendín.

-Rodríguez Sendín:Los de mi tierra, Salamanca, Castilla y León, solemos ser muy parcos en respuestas elogiosas, no tenemos el verbo fácil para ello, aun así tengo que dar las gracias y reconocer que me siento abrumado ante lo que acaba de decir Máximo González Jurado. Con respecto al contenido de su mensaje, si es verdad que hemos buscado un nexo de lealtad, extraordinariamente importante para ambas instituciones.

lunes, 22 de noviembre de 2010

El Tribunal Supremo considera que el presidente del Consejo General no ejerce la profesión enfermera.

https://docs.google.com/viewer?a=v&pid=explorer&chrome=true&srcid=0Bxwb1G-4TrsKNzhmZWZlOGQtYTcwYi00YTJhLWFjYjktOThiMjRkNWMwZDlj&hl=en&authkey=COe8z_MM

Recurso interpuesto por Colegio Provincial de Enfermeros de Badajoz contra Sentencia que confirma Resolución que proclama electo como Presidente del Consejo General de Enfermería a candidato que no acredita ejercer la profesión de enfermero: Ha lugar.

Ésto provoca unas nuevas elecciones...¿?

No salimos de nuestro asombro.


miércoles, 17 de noviembre de 2010

Manifiesto Abla 2010


Súmate al manifiesto en su enlace picando sobre el logo o en este fanpage de Facebook:

http://www.facebook.com/pages/Manifiesto-Salud-20/112221548844743

viernes, 22 de octubre de 2010

La enfermería frente al espejo: mitos y realidades

"En cuanto a las élites enfermeras, el principal problema que plantea la enfermería en esta posible estrategia común es que su representación corporativa se encuentra absolutamente aislada a nivel interno y externo: a día de hoy no es apreciada como un socio confiable, ni por la mayor parte del resto de las organizaciones enfermeras ni por otras organizaciones profesionales, muy especialmente la OMC. Esto supone un verdadero problema que debería ser admitido y debatido en el seno de la organización colegial enfermera, aunque parece algo altamente improbable. En términos más generales, todas las élites enfermeras deberían reconocer la necesidad de impulsar un proceso extensivo e intensivo de relevo generacional, sin esperar a que sus miembros empiecen a jubilarse en masa, lo que ya empieza a suceder".

http://www.falternativas.org/laboratorio/documentos-de-trabajo/documentos-de-trabajo/la-enfermeria-frente-al-espejo-mitos-y-realidades

El informe se presenta como un ensayo crítico, independiente y objetivo en el que se plantea desde la deconstrucción conceptual y de mitos arraigados en los intereses particulares de la élite enfermera, unas conclusiones que no tienen desperdicio y en el sentido de necesidad de convergencia hacia la clarificación de este entramado de venta multidireccional en que se ha convertido nuestra profesión y sus distintas parcelas de poder intransigente y anquilosadas.

domingo, 3 de octubre de 2010

El CGE pretende ser la mayor de las agencias privadas de colocación enfermera.


La reciente reforma laboral introducida por el actual gobierno socialista, entre otras cosas, facilita y abarata el despido, incrementa la precariedad y la temporalidad en el empleo, debilita la negociación colectiva, refuerza el poder arbitrario del empresario, cercena los derechos de los trabajadores y legaliza las agencias privadas de colocación que, evidentemente, recaudarán su diezmo en ese papel intermediario y "facilitador laboral" que las justifique y mantenga en un mercado de empleo tan denostado y enfermo.

En este sentido y en nuestro entorno, y cuando a la vez en algunas Comunidades Autónomas, hoy por hoy, se permite una no necesidad de colegiación a los profesionales sanitarios que trabajen en exclusividad para esas administraciones, provocando el que sean muchos los profesionales que en este sentido no pasan por caja a la hora de estar colegiados y sirviendo ésto de ejemplo a nuevas promociones y en mitad de un ambiente en el que las carencias, los recortes, la débil economía, hacen que se cuestione hasta el útimo gasto, se hace necesaria por parte del Consejo General de Enfermería (CGE) una jugada que no le deje fuera de este empañado escenario (que puede empeorar con muchas posibilidades) y que posibilite su mantenimiento y permanencia hegemónica a través y en nombre de una supuesta representatividad profesional que ahora reclama después de años de una evidente, a la vez, dejación de funciones y que le ha propiciado el descrédito sino la animadversión de muchos de los que callan para mantener particulares estatus y otros tantos que nos atrevemos a proclamar el estado de la cuestión y que, sea como sea, crea corriente de opinión que puede ir "in crescendo"...

Es a través del desarrollo de la famosa Ley Omnibus, desde donde los entramados colegiales, a los que ésta atribuye supuestamente nuevas y "renovadas" responsabilidades para con los ciudadanos desde el eje profesional y de garantías de respuestas seguras hacia éstos, desde donde la Organización Colegial Médica (OCM) y el CGE, vislumbran un potencial de desarrollo en la redacción y final ejecución normativa de una definitiva promulgación de colegiación obligatoria, que viniese a romper todos esos entornos autonómicos de ambigüedad y personales de repulsa y que propiciase "el sometimiento obligatorio a las normas deontológicas de ambas instituciones", como, según ellos, plantean los cánones internacionales y de países desarrollados (que parece ser que todo lo justifica), para lo cual, y en las últimas semanas, no dudan en abrazarse juntos tanto a la actual ministra socialista como al potencial presidente ahora opositor del Partido Popular y en ese intento de asegurarse su espacio en el mercado laboral reformado y como las mayores de las agencias privadas de colocación, a través de su supuesta adhesión y participación en el Pacto de Estado para la Sanidad, que por otro lado, estos días ha sido bombardeado desde la oposición a la actual ministra y que intenta que no sea un tanto a apuntarse por ésta en esa otra guerra política por el gobierno de Madrid, y lo que evidencia lo que a unos y a otros les interesa Pacto alguno...

La oferta tanto de OCM y CGE a ese Pacto de Estado, a su entrada en el nuevo escenario de reforma laboral por la puerta falsa y a manera de grandísimas y potentes Agencias Privadas de Colocación sin posibilidades de competencia externa alguna, es que, y como primer e irrenunciable requisito de desarrollo de la normativa, se exija la colegiación obligatoria a todos los profesionales médicos y enfermeras de este país para el ejercicio profesional y cuando en los últimos años esta cuestión ha quedado un tanto desdibujada por locales respuestas autonómicas. De esta forma es como cualquier empleo y empleado, previo a conseguirse y ejercitarse como tal, debería pasar por la caja cadencialmente de estas dos macroagencias durante toda la vida profesional (aparte tributos al Régimen de Seguridad Social y desempleo), como pago y diezmo a entregar a quienes a la vez oferten a la Administración el registro, vela y tutela de todos sus empleados sanitarios, su evaluación competencial a través de la recertificación profesional y todo en favor de las buenas prácticas profesionales (que a la mitad de nosotros, despues de 20 años de ejercicio profesional responsable, van a venir éstos ahora a contarnos). Cuestiones éstas que me imagino, seguro, no se harían de forma que no se inyectasen concretas cantidades de dinero a ambos entramados y cuando a la vez el Gobierno se desmarcaría de esta forma de lo que deben, a mi entender, ser sus compromisos prioritarios con respecto a los profesionales y a los ciudadanos (compromisos mismos que dejarían en manos de ambas organizaciones) sin buscarse más intermediarios que a la vez diversifican de forma evidente sus intereses más allá de estas cuestiones maquilladas de altruismo y compromiso representador y deontológico, consiguiendo una posición a la vez estratégica en cuanto a anticipación normativa y legal en nuestro entorno, que les permite y ha permitido históricamente plantear líneas de autobombo, siendo prioritaria pues y ahora, si alguien no lo remedia, el "someternos obligatoriamente" (según sus mismas declaraciones y en nombre y a favor de un supuesto Pacto de Estado por la Sanidad) a hacer cola en cualquiera de esas dos macroagencias privadas de empleo a través del pago de esa colegiación obligatoria que tanto ansían.


viernes, 1 de octubre de 2010

Apostando "a gemela" en la carrera por el Pacto de Estado para la Sanidad.

El tandem González-Sendín no pierde el tiempo en esa carrera en la que apuestan gemelas con la clase política (desde hace años), y en las que hoy me abrazo a la ministra sociailsta, mañana al opositor Rajoy en espera de que éste pueda ser el caballo ganador.

Un mismo discurso en el que venden su doctrina altruista por cualquier despacho, foro, encuentro organizado u organizable y que pueda servir de trampolín a un coloquio que ya suena excesivamente premeditado y en el intento de asegurarse ese perpetuo entramado de acreditaciones, reacreditaciones, registros profesionales, valoración de competencias, líneas formativas y ahora "sometimiento obligatorio deontológico" por Ley, ordeno, mando y recaudo en nombre del Pacto de Estado por la Sanidad (rimbombo casi perestroico a la luz de intereses compartidos) que les otorgue argumento normativo y legal a tan rocambolesca maniobra y evidentes intenciones.

A mi la verdad es que todo ésto me da miedo intentando imaginar y descubriendo en las manos de quién, cualquier gobierno actual o venidero (visto lo visto), pueda dejar sus más directas responsabilidades de tutela sobre los profesionales sanitarios en mitad de un sistema cada vez más ajeno a las verdaderas inquietudes y de resto de voces que no asumimos representación desvirtuada como éstas, y que se quieren hacer valer "obligatorias" para poder seguir a pie de cama en el ejercicio profesional. Todo en nombre y a imagen y semejanza de los supuestos países desarrollados en mitad de un decolorido panorama internacional al que se nos insiste en seguir emulando y del que posiblemente sea difícil escapar bajo esta supuesta democracia de repartos y connivencias.

Hay que estar ciegos para no descubrir la opción de poder que devenga de todas estas tinieblas. Y es triste que, en este pais en que se cuestiona todo, y todo se mediatiza, nadie analice esta fuerza y hegemonía labrada, calculada y premeditada de dudosa pulcritud, asepsia y supuesto consenso colegiado y de pregonada y absurda repercusión mediática. Es difícil si no es desde el desencanto y a riesgo de que te corten el cuello, cuestión que puede ser, a la vez, también mediáticamente detonada. Es el riesgo.


martes, 21 de septiembre de 2010

BOE y Proceso enfermero.


Para mi es un "hito" el que el BOE, y la legislación española, despues de varios años de haber participado en el G7 (Grupo de trabajo enfermero planteado por el Ministerio de Sanidad), plantee un Conjunto Mínimo de Datos (CMD) a incluirse, por ley, en la historia clinica del paciente. De la que forma parte el Informe de Cuidados de Enfermería, y en el que se ha conseguido, a todas luces, incluir el reconocimiento al Proceso enfermero y el apoyo del mismo en las taxonomías (NxNxN) y por "Real Decreto" Enhorabuena a todas las enfermeras españolas.

http://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2010-14199

jueves, 22 de julio de 2010

De tanto compadreo y caras de "Happydent" seguro que salimos escaldados


Ahora te odio, ahora te amo...

Los dos Generalísimos médico y podólogo estrechaditos a la Ministra en una pose sin precedentes en la que están gestando cuestiones ahora prioritarias y dejando aparte indicación, uso y autorizaciones prescriptoras, Especialidades comunes y Comunitarias y protagonismo diagnóstico que no les lleva a renta alguna.

Ahora toca unirse en ese intento de conseguir la obligatoriedad por ley de la colegiación para todos los profesionales médicos y enfermeras de este bendito pais gobernado y gestionado a la rifa y la tombola de quienes apuestan casi seguro ganadores, en todo lo que maquinan y con un escenario y marco pesebril que tanto les beneficia...

Es esa obligatoriedad que siga sumando en las arcas deontológicas, lo que a esta gente le interesa y por lo que liman y pulen a golpe de flash y espontánea ridículamente preconcebida, cualquier diferencia corporativista... En esta cuestión cada cual gestionará y se embolsará la religiosa y abnegada cuota colegial de miles de profesionales y con el pueril y engañoso argumento de que será la forma de preservar la Calidad profesional mientras, a la vez, desde los poderes políticos se supeditan estos conceptos a favor siempre de la contención económica, del cierre de camas, de la falta de sustituciones y de un discurso institucional falsamente amparado en supuesta satisfacción de los usuarios que se presenta maquilladamente amplia...

Mientras, y en esta misma reunión, la Sr. Ministra plantea que están en fase de definición técnica de lo que supuestamente será la indicación enfermera....jejejeje. Menos mal que el proceso de legislación y argumentación conceptual ha durado nada menos que casi cinco añitos, como para andar ahora intentando definir y sin dar demasiado aire mediático al tema. Cuestión, que de nuevo y de espaladas y a escondidas de los profesionales, contará con una mierda de consenso y beneplácito, seguro, al menos el mio, que me considero legítimo receptor de cuantos mangoneos se monten con relación a estos temas, y que me niego a ser espectador de un circo en el que existe excesivo esmalte cubriendo demasiadas uñas afiladas...

Bueno. Lo de intentar un perfil mediático bajo, como planteamiento por parte de ese Ministerio y con relación a este tema, no será excesivamente complicado visto el mutis de toda una profesión que lleva años "a verlas venir". De nuevo patético.

Yo, a pesar de todo, y por un alojamiento en el Lope de Vega los días que haga falta y el cobro de las dietas preceptivas, me sigo ofreciendo como agente externo de los que planteaba aquella enmienda del PSOE para participar del consenso bajo en propaganda mediática y en ese intento, ahora, de definir técnicamente la prescripción enfermera. Dicen y cuentan, que en la pluralidad está la virtud de conseguir lo global y acordado común con garantías de no ser no aceptado. Un saludo.


martes, 8 de junio de 2010

martes, 1 de junio de 2010

La orden de dispensación enfermera y los dolores de cabeza.


Ayer, en la Comisión Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), se acordó la entrada en vigor dentro de seis o siete meses del Real Decreto de receta médica y órdenes de dispensación hospitalaria y enfermera.

Este Decreto se autoafirma en eludir la calificación de "receta enfermera" y en su apartado de definiciones deja bien claro que la orden de dispensación no es ni debe parecerse a la receta médica, a la que vuelve a adjudicar su uso exclusivo por parte de médicos, odontólogos y podólogos:
La orden de dispensación a la que se refiere el arttículo 77.1, párrafosegundo de la ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios, es el documento, de carácter sanitario, normalizado y obligatorio mediante el cual los profesionales enfermeros, en el ámbito de sus competencias, y una vez hayan sido facultados individualmente mediante la correspondiente acreditación, indican o autorizan, en las condiciones y con los requisitos que reglamentariamente se establezcan, la dispensación de medicamentos y productos sanitarios por un farmacéutico o bajo su supervisión, en las oficinas de farmacia y botiquines dependientes de las mismas o, conforme a lo previsto en la legislación vigente, en otros establecimientos sanitarios, unidades asistenciales o servicios farmacéuticos de estructuras de atención primaria, debidamente autorizados para la dispensación de medicamentos.

Respecto a la dispensación de medicamentos del personal de Enfermería, el Real Decreto establece que se deberá incluir la información necesaria que permita la "fácil" identificación de la orden de dispensación y su diferenciación con la receta médica.

También, en lugar de los datos del prescriptor que constan como propios en la receta médica, se deberán incluir los datos personales del enfermero acreditado para la indicación o autorización de dispensación del medicamento.

miércoles, 26 de mayo de 2010

Recursos/Apoyo a la prescripción enfermera VI

La información que figura en esta página web, está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que requiere una formación especializada para su correcta interpretación.

http://www.vademecum.es/

lunes, 24 de mayo de 2010

Recursos/Apoyo a la Prescripción Enfermera V

http://www.logicpae.com/web/

Web/Aplicación bajo licencia y suscripción anual en diversas modalidades. Potencial apoyo metodológico que cuenta con varios recursos gratis.


Recursos/Apoyo a la Prescripción Enfermera IV



http://www.dosismaxima.es/login.php

Condiciones: La información pediátrica se basa en bibliografía pediatríca, si bien en muchos casos es información sobre indicaciones o posologías no incluidas en la ficha técnica aprobada por la Agencia Española del Medicamento. Los autores de este programa informático no se responsabilizan de la utilización de esta base de datos en la práctica clínica y asistencial de los pacientes adultos o pediátricos, ni de ningún daño derivado de su empleo. Se recomienda revisar las fichas técnicas actualizadas en la base de datos de la Agencia Española del Medicamento. La dosis máxima indicada no supone que dosis inferiores a las que aparecen como elevadas o máximas puedan ser seguras para los pacientes, ya que cada paciente requiere de una posología individualizada; por otro lado puede que en situaciones concretas sean necesarias dosis mayores a las mostradas. Este proyecto sólo sirve como control de calidad de las pautas posológicas. Los autores no se hacen responsables asimismo en las fichas técnicas en formato html, del paso de los documentos PDF o WORD a formato html, especialmente en tablas, figuras y fórmulas.

Recursos/Apoyo a la Prescripción Enfermera III


Taxonomía enfermera:
http://www.taxonomiaenfermera.com/index.html


Este sitio web es un taller virtual de taxonomía enfermera, creado por y para enfermeras, en el que encontrarás diversos ejercicios prácticos adaptados a tu nivel de conocimientos de las distintas clasificaciones. Tambien incluye páginas de contenido teórico alrededor de los distintos lenguajes propios enfermeros.

El apoyo metodológico y el entorno de Proceso enfermero que debe envolver el acto de indicación, uso y autorización de medicamentos y productos sanitarios por parte de la enfermera, pasa por la adopción de un lenguaje común con el que comunicar nuestros actos e intervenciones de cuidados. Incluída la "prescripción".

Recursos/Apoyo a la Prescripción Enfermera II

Guía de Prescripción Terapéutica (Información de medicamentos autorizados en España).

http://www.imedicinas.com/GPTage/

Los medicamentos sólo se prescribirán cuando sean necesarios, y en todos los casos se tendrá en cuenta la relación entre el beneficio y el riesgo que comporta su administración. Esta cautela reviste especial importancia durante el embarazo, época en la que hay que tener en cuenta el riesgo tanto para la madre como para el feto.

Recursos/Apoyo a la Prescripción Enfermera I

Centro de Información online de medicamentos de la AEMPS (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios):

https://sinaem4.agemed.es/consaem/pestanias.do?metodo=presentacionInicial

Esta aplicación incluye todos los medicamentos autorizados en España y su finalidad es la de proporcionar información al profesional sanitario. Para cada medicamento se incluye su ficha técnica, que es el documento que incluye la descripción del medicamento, sus indicaciones, posología, precauciones y contraindicaciones, reacciones adversas, datos farmacéuticos y propiedades del medicamento.

lunes, 17 de mayo de 2010

Prescripción enfermera. Una perspectiva, si acaso, más real

Antonio J. Valenzuela Rodríguez. Enfermero DCCU SSPA.Cabe una perspectiva, si acaso más real, y cuando menos algo más crítica que todos esos cantos de sirena y grandilocuencia en el discurso del CGE y su entorno.


La modificación legislativa planteada en la Ley 28/2009 constituye, sin duda, un hito sin precedentes en la normativa sanitaria española. O, al menos, así nos lo quieren hacer ver. Y la conclusión a un proceso en el que han sido muchas las horas invertidas, los argumentos y justificación encontrados, los discursos y experiencia aportada, muchas veces desde la militancia del anonimato comprometido. Las expectativas volcadas, la ilusión y el deseo e interés profesional apostado e invertido. También, la decepción ante lo que su interpretación, conocimiento y final desarrollo, pueda hacernos llegar a sentir ahora.

Podemos entender que, la publicación en el BOE, de la reforma aprobada por el Parlamento, supone aval de legalidad frente a la situación anterior de ilegalidad y alegalidad previa, y con respecto a algunas de las actuaciones que las enfermeras venían llevando a cabo y relacionadas con algunos medicamentos y los productos sanitarios en los términos ahora planteados por esta modificación. Pero, al mismo tiempo, no se pueden dejar pasar por alto algunas reflexiones que ayuden a valorar en su justa medida lo que esta reforma supone. Cabe una perspectiva, si acaso más real, y cuando menos algo más crítica que todos esos cantos de sirena y grandilocuencia en el discurso del CGE y su entorno. Algunas veces rozando el ridículo, lo patético y lo premeditado sin lugar a dudas. Anunciando el hecho y maquillándolo, de tal manera, que pareciese que ese 22 de Diciembre, realmente, a las enfermeras nos hubiera tocado el Gordo de Navidad. Nada más lejos.

El Decreto andaluz es suspendido cautelarmente, ante la inexistencia, en ese momento, de una norma Básica para todo el SNS que regule la actuación enfermera en relación a la indicación, uso y autorización de los medicamentos no sujetos a prescripción médica. Menos alrededor de la indicación y prescripción de los productos sanitarios. Y al hecho de que no existe un interés ciudadano apremiante y ante la posibilidad de que las recetas pueden ser llevadas a cabo tanto por médicos como odontólogos.

La legislación para todo el SNS termina siendo prácticamente un calco del decreto andaluz. En el que, por el contrario, se plantean unas instancias diferentes a la hora de entrar en planteamientos formativos y de acreditación y a favor de la propia Consejería de Salud. Pudiéndose provocar, en este sentido, un conflicto de intereses que parece evidente y con relación a la normativa estatal y las pretensiones del CGE y ante el hecho de que pueda prevalecer la potestad compartida de legislación en que se sustenta dicho decreto, y cuando el acto e intervención enfermera, en Andalucía, es un hecho: Las enfermeras y enfermeros andaluces están participando de la prestación farmacológica en el SSPA y evidencia ya unos resultados cuantificados.

La legalización de la prescripción enfermera, en estos términos, no cubre las expectativas de los profesionales. No cubre la totalidad de las actuaciones que, todo el proceso de argumentación, evidencia vinculadas a la prescripción de fármacos y productos sanitarios.

La receta, de entrada, genéricamente, y como norma, se denomina médica, no enfermera. Por lo que debemos entender que estamos ante un análisis que establece como únicos profesionales con capacidad para recetar a los médicos, odontólogos y, ahora si, podólogos, para asegurar la instauración de un tratamiento con medicamentos. Los enfermeros no. Al menos como norma general y atendiendo a ese artículo 77.1 de la ley modificada.

El texto, en ese mismo artículo, abre una ventana a que otros profesionales, “sin perjuicio de lo anterior y de forma autónoma, indiquen, usen y autoricen, medicamentos no sujetos a prescripción médica y los productos sanitarios, mediante la correspondiente orden de dispensación”. Nunca, en este caso, se recoge el verbo prescribir. Nunca el de recetar ni el sustantivo receta. Siendo objetivos y llamando a las cosas por su nombre y no por el que no tienen.

Puestos a modificar y contextualizar se constata, en el texto definitivo modificado de 31 de Diciembre de 2009 que, de forma autónoma, la enfermera podrá indicar, usar y autorizar todos aquellos medicamentos no sujetos a prescripción médica, pudiendo ser clasificados como tales todos aquellos que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios entienda que vayan destinados a procesos o condiciones que no necesiten un diagnóstico preciso y cuyos datos de evaluación toxicológica, clínica o de su utilización y vía de administración no exijan prescripción médica, de modo que dichos medicamentos puedan ser utilizados para autocuidado de la salud, mediante su dispensación en la oficina de farmacia por un farmacéutico, que informará, aconsejará e instruirá sobre su correcta utilización” (art.19.4 sobre las condiciones de prescripción y dispensación de medicamentos de la Ley 29/2006). Artículo y texto que en ningún momento ha sido modificado ni añadida redacción alguna y con referencia expresa a que será también la enfermera la que, en el ejercicio autónomo de su profesión y competencias, indique, use, autorice, informe e instruya sobre la correcta utilización de los mismos, según reza toda la filosofía de cambio de esta legislación. Consigna quizá no advertida en la redacción final de esa modificación de la referida Ley 29/2006 que tanto desvelo ha propiciado al CGE.

El Gobierno (el de turno), “sin perjuicio de lo anterior”, no lo olvidemos (un “no obstante”, hubiese cerrado filas de forma más enfocada y menos dependiente de cualquier nueva interpretación o intención política venidera), “regulará la dispensación, uso y autorización de determinados medicamentos sujetos a prescripción médica por los enfermeros”. ¿Cuándo?. Sin unos plazos. Tiempo al tiempo. ¿Qué medicamentos?. Determinados medicamentos. ¿En qué entorno?. “En el marco de los principios de la atención integral y para la continuidad de cuidados”. Dando sentido a la continuidad asistencial. Pero, ¿Cómo?. “Mediante la aplicación de protocolos y guías de práctica clínica y asistencial, de elaboración conjunta, acordados con las organizaciones colegiales de médicos y enfermeros y validados por la Agencia de Calidad del Sistema Nacional de Salud”. Fundamentando ésto el que la prescripción enfermera se incardina en herramientas clínicas básicas del proceder sanitario. Y otorgando de nuevo tiempo al tiempo en la confección y aprobación de esas guías. Confección que, además, según la ley, queda blindada al exclusivo arbitrio de los médicos y de la Organización Colegial enfermera y a la exclusión de cualquier otro agente implicado (Sociedades Científicas), cuestión muy a tener en cuenta en comunidades donde la interlocución colegial no es, a todas luces, la más objetiva ni protagonista, y donde el diálogo entre Administración y profesionales enfermeros, a través de sus Sociedades Científicas, se ha demostrado mucho más real, eficaz y fructífero. Sin referir, aparte, la no obligatoriedad de colegiación, a día de hoy y como es el ejemplo de Andalucía y para ambas cuestiones: Entorno donde se ha desarrollado e implementado el decreto andaluz.

La misma acreditación que, aparte, plantea la ley, ha de superar el visto bueno de la Organización Médica Colegial (OMC). Junto a la cual, el CGE debe plantear otra línea de consenso. Cuando la misma OMC, al día siguiente, planteaba su negativa e intención de torpedeo de cualquier ensayo de receta enfermera y así lo dejó expresado en la prensa del sector. Planteándose, a la vez y a la vista de este punto, un cisma con relación al agravio comparativo que pueda suponer el propiciar acreditación a unos profesionales si, y a otros no. ¿A colegiados si y a no colegiados no?. ¿A estos primeros gratis a través del pago de la cuota colegial, y a los segundos pagando esa acreditación?. ¿Incrementando el precio de las cuotas colegiales, en todo caso?. ¿Enfermeros prescriptores y no prescriptores?. Y cuando, por ejemplo, en Andalucía, y una vez anulada la suspensión cautelar del Decreto por el que se define la actuación de las enfermeras y enfermeros en el ámbito de la Prestación Farmacéutica del Sistema Sanitario Público de Andalucía (SSPA), una línea de formación planteada por la propia Consejería, es la que nos ha capacitado en esta posibilidad. ¿Será ahora el CGE el que plantee a la Consejería otro intento de suspensión e “impasse” del Decreto andaluz en espera al desarrollo normativo para todo el SNS?.

A mi modo de ver, toda la excepcionalidad que se plantea en la nueva Ley modificada del medicamento, con relación a la posibilidad de participación enfermera en la prescripción de medicamentos, o a la supeditación de ésta a la contextualización de protocolos y guías de practica clínica, no es más que el resultado de la torpeza y engaño con que se redactó, con referencia a las competencias enfermeras, esa misma LOPS que aparece en todos estos textos legales como preámbulo, aval y justificación de tales supuestos. Cuando, a la misma vez, el resto de argumentación conceptual, de capacidad profesional a través de método y Proceso, y de justificación de idoneidad llevados a cabo de forma multifocal, para nada exclusivamente desde el CGE, han sido y son brillantes.

La LOPS no plantea, competencialmente, la posibilidad ni existencia de diagnóstico enfermero de las necesidades y problemas de salud del paciente, o de la valoración de su grado de autonomía y la forma de mejorarlo y/o suplirlo a través de cualquier intervención terapéutica apoyada en fármacos y/o productos sanitarios y como parte del Proceso y método científico por el que justificar, ahora, normativamente, una potestad prescriptora enfermera real y facultada. Ni siquiera, la famosa letra a) del apartado 2 del artículo 7º de esta LOPS, posee en su redacción una coherencia expositiva en cuanto a la secuencia real del método, ya que primero se habla de dirigir, luego de evaluar y en tercer lugar de prestar cuidados enfocados a los resultados en salud. Cuando debió prever, como competencias profesionales, el detectar las alteraciones, desequilibrios y necesidades del usuario o paciente, estableciendo, de esta manera, la parte del proceso enfocada a la valoración del mismo y la abstracción conceptual de dichas necesidades y problemas concretados en el diagnóstico enfermero. Y no lo hizo. Y es aquí donde radica el meollo de la cuestión y el juego semántico y la falacia en que termina, tristemente, convirtiéndose todo el esfuerzo colectivo y de toda una profesión. Que ha visto cómo se ha legislado algo etéreo y un tema tratado desde la óptica de enfrentamiento de opuestos, y nunca desde la suma. Que además está por desarrollarse y en el que la potestad de planteamiento acreditativo, ahora sumado a una supuesta nueva nivelación académica por el título de Grado, son la verdadera renta, junto con la facultad otorgada a los podólogos, para la Organización Colegial. Aparte del papel fiscalizador del gasto farmacéutico que sobre determinados productos y fármacos, cualquier administración sanitaria, en su verdadero papel político y gestor, quiera ahora descubrir y “regalar” a las enfermeras a través de su participación en el contexto de la prestación farmacéutica.

Hablan, o podemos pensar, en que ésto es un primer paso. Pero, vista la velocidad y el precio que siempre terminamos pagando por este deambular errático provocado por quienes supuestamente representan a toda una profesión, quizá sea preferible seguir sentados y ojo avizor. Construyendo desde la actitud crítica que, a la vez, tan mal encajan y digieren.

viernes, 14 de mayo de 2010

viernes, 7 de mayo de 2010

Banco de Prácticas innovadoras del SSPA


Foto de Antonio J. Si la idea te parece interesante, entra en el Banco y vota por ella.
Estrategia: Innovación en las relaciones con la ciudadania
Descripción corta: Esta idea podría plantearse tanto como Innovación organizativa y/o innovación en las relaciones con la ciudadania.

Es una guía para el desarrollo del Programa de intercambio, contextualizada al entorno de la consulta de triage de las UCCU del DCCU.Viniendo a ser:

Un planteamiento de implantación e implementación, a través de la cosulta de triage de las Unidades de Cuidados Críticos y Urgencias (UCCU), de un programa de intercambio de jeringuillas reglado, impulsando a la vez un perfil competencial de práctica avanzada enfermera en urgencias y a través de la puntual demanda de solicitud de material y productos sanitarios planteada en nuestros servicios por pacientes usuarios de drogas usadas por vía parenteral (UDVP) y nuestra intervención acorde a esas demandas y a la capacidad reconocida, legalmente, de indicación y prescripción de los productos sanitarios a través de nuestra participación en la prestación farmaceútica del Sistema Sanitario Público Andaluz (SSPA) como enfermeros/as pertenecientes al mismo.

Los objetivos de esta intervención serían:

  1. Acceder con el programa al mayor número posible de los UDVP que no contactan con otro tipo de programas o servicios de atención a drogodependientes aprovechando la demanda puntual a través de la consulta de triage.
  2. Reducir el número de jeringuillas contaminadas por VIH u otros gérmenes patógenos en circulación dentro de la comunidad de UDVP.
  3. Favorecer la adopción de conductas saludables y la modificación de los comportamientos de riesgo, tanto de inyección de droga como sexuales, entre los UDVP.
  4. Facilitar el acceso de los UDVPs a los servicios socio-sanitarios y a los programas de tratamiento de la drogodependencia existentes. Inclusión y revisión de estado vacunal de estos pacientes.
  5. Disminuir el número de agujas/jeringuillas abandonadas en lugares públicos.
  6. Obtener información de lo que está ocurriendo en los escenarios de drogadicción y sobre las necesidades y demandas de la población UDVP.
  7. Inclusión del Programa-Guía en la potencial cartera de servicios de la enfermera con perfil de práctica avanzada de urgencias a través de la consulta de triage de los DCCU.
  8. Difusión y comunicación del Programa tanto a Comunidad y resto de profesionales (Enfermeras Gestoras de Casos, EBAP, etc.), así como resto del Distrito, responsables de Calidad, Coordinación del DCCU y Dirección de Cuidados del mismo.
  9. Extender la disponibilidad de material de inyección estéril en los DCCU, sentando las bases para la normalización de los programas de intercambio de jeringuillas como práctica segura y estrategia de reducción de riesgos/daños en los servicios de urgencias del nivel de Primaria del SSPA (DCCU).

Situación actual: En este sentido, esta intervención que planteamos puede ser llevada a cabo desde la Unidad de Cuidados Críticos y Urgencias (UCCU), por parte de la enfermera DCCU a través de la consulta de triage y ante una demanda puntual por parte de cualquier potencial demandante. Tiene un objetivo general y específicos claros ya referidos, por lo que no habrá que olvidar que el contacto con estos pacientes en un servicio de urgencias es un hecho condicionado por el tiempo, de manera que el resto de procesos concomitantes que puedan desprenderse de nuestra valoración de urgencias, deben ser manejados como una enfermedad crónica (VIH, Tuberculosos, hepatitis, etc.) y no serán abordados de forma finalista en este programa, desprendiéndose de nuestra actuación la Educación para la Salud que se hace imprescindible y la derivación a otros recursos del sistema.

Problema a resolver: El objetivo esencial de un PIJ es común al objetivo general de otros programas de reducción de riesgos: prevenir la infección por el VIH y otras enfermedades de transmisión sanguínea en la población usuaria de drogas inyectables, evitando el uso compartido de jeringuillas.
Cómo resuelve el problema la idea: Los PIJs, básicamente, son programas que proveen a los UDVP de material de inyección estéril y otro tipo de servicios, de forma gratuita, a cambio de la entrega de sus jeringuillas usadas.

El intercambio de jeringuillas, no obstante, no debe ser en ningún caso el fin último de estos programas. Por el contrario, éstos forman parte de una estrategia global de "reducción de riesgos", que incluye educación sanitaria, consejo y acercamiento de los UDVP que lo requieran o lo demanden a los servicios socio-sanitarios de atención existentes.

Novedad: No existe un planteamiento organizativo consensuado y globalizado para esta intervención y demanda puntual en los servicios de urgencias. Al menos que yo sepa. La improvisación y la variabilidad en nuestra respuesta, actualmente, es la que condiciona y provoca esta posibilidad de mejora ante una demanda que se repite y que puede ser aprovechada como respuesta "segura e intervencionista", abandonando posturas coercitivas y de rechazo.

Ideas competidoras: No.En este entorno no.

jueves, 6 de mayo de 2010

miércoles, 14 de abril de 2010

NURSE JACKIE: ABSTÉNGANSE REACCIONARIOS


Al fin algo de frescura, obviedad, contradicción y discurso políticamente incorrecto en un mar de especulaciones, pelotazo y escaramuzas gestoras e institucionales a que estamos acostumbrados.

http://www.directoseries.com/category/nurse-jackie/


martes, 6 de abril de 2010

El Gradua2: ¿Cuánto?. ¿Para qué?. ¿Por qué?.


30 ECTS a razón de una media de 28€ por ECT, hacen la bonita suma de unos 900 €, por cada enfermero matriculado y que debe pagar de su bolsillo en este mega proyecto del CGE, aparte subvenciones y el pago de la colegiación y su parte proporcional que se va al proyecto. Y esos 900 se van a una Universidad, para muchos de los que se matriculen, que no pertenece a su comunidad autónoma (Universidad Complutense de Madrid), donde a la vez te puedes encontrar con una colegiación voluntaria que puede estar, en este momento, exhimiendo del pago de la colegiación. Y cuando debería existir una respuesta por parte del Ministerio de Educación y de todas las Universidades y rectorados para que localmente se planteara la posibilidad de acceder al título de Grado en cualquiera de las universidades donde cursamos la diplomatura. Donde deben definirse los créditos por titulaciones propias cursadas y por la experiencia profesional hasta ese momento de cualquiera de los aspirantes...
¿Para qué tanta prisa en acceder al proyecto Gradua2 del GCE?. Para nada. En el grupo A2 como categoría profesional ya estamos y retributivamente nunca va a ser, "lógicamente", equiparada a la A1 (médicos), ¿Imagináis, ante la crisis actual que las distintas administraciones vayan a pagar más por esta cuestión?. ¿Qué dice la memoria de Grado de la UCM?. ¿Estamos hablando de algo que tenga el respaldo del Ministerio, o solamente cuenta con su silencio y la rapidez y juego semántico a que nos tiene acostumbrados el CGE?.
¿De esta manera, y pagando los 900€ ya se podrá prescribir?. Pues como que es algo complicado entender que las competencias profesionales se modifiquen desde el entorno académico y a través de un cursillo que se quiera vender de esta manera. Si ya está legislado la posibilidad de indicación, uso y autorización de todos los medicamentos no sujetos a prescripción médica y los productos sanitarios, ¿Para qué hay que hacer ahora un curso?. Recordad que en Andalucía ya estamos participando con documento propio de dispensación, de la prestación farmaceútica del Sistema Sanitario Público Andaluz, y aquí, que yo sepa, solamente han hecho el cursillo del CGE los presidentes de los Colegios Provinciales, que la mayoría no han visto un paciente hace años....
Si yo, como Diplomado en Enfermería, quiero acceder a master y doctorado, y puedo perfectamente hacerlo ¿Para qué necesito entrar en el proyecto formativo del CGE si además el resto de consejos de Universidades no se han definido y a lo mejor resulta, que a cualquiera y ante las respuestas que deben dar, le sale mucho más barato y aparte, visto así, las competencias son las mismas?. ¿Qué prisa hay?. Para nada y ninguna.

Mientras, campañas como las que en Andalucía ha lanzado el Consejo de Farmacéuticos, obvia la nueva normativa y legislación con referencia a la participación enfermera en la prestación farmacéutica.