miércoles, 3 de octubre de 2007

Bernat, la prescripción enfermera y el desarrollo a lo "Máximo"

Todos estos augurios de nuevas predisposiciones, de giros en el talante dialogador, de futuribles recompensas para nuestra profesión ante el "cansino" discurso colegial, político y gestor, no despejan en mi (de nuevo) mi más honda suspicacia. Lo siento, vivo con ella y máxime a la vista de lo acartonados que aparecen en las fotos todos estos personajes que nos representan: En el Ministerio, en el Consejo, en el ahora renombrado FEPI (en sus siglas en Italiano).

Y es que tanto viajecillo a costa de los colegiados o de los dineros ministeriales, de la "Orden Deontológica", debe servir de alcanfor turístico que se pega a sus pellejos y los inmuniza para el invierno consiguiendo conservar la tez durante gran parte del otoño, no solo estacional, sino vital, ya que adentraditos en años van ya apareciendo en todas esas comparecencias que, a la vez, no parecen cansarles ni hastiarlos como para arrojar una toalla que pasean por todos esos destinos que nos restriegan como si a nosotros no nos gustara ni supiéramos de los deleites del turismo a costa de los demás (Vaticano, Taiwán-Vietnam haciendo escala en el Nipe, turismo interior-gastronómico por provincias, Croacia, etc.).

Comentan en la Gacetilla que no habían encontrado en meses un talante dialogador como el descubierto ahora en D. Bernat, cuando durante reinados ministeriales anteriores el silencio y/o la callada o desprecio había sido la tónica. ¿Será que no ha tenido este hombre todavía tiempo de descubrir el tinglado que se tienen montado en Fuente del Rey y alrededores?.

Tinglado que adolece, y es lo que "vamos" buscando, de una inyección de privatismo económico que venga y caiga de manos de la industria farmacéutica y pseudoortopédica como agua de Mayo, en una línea de potingues, ungüentos, apósitos (algunos de plata....jejejeje), férulas, material de apoyo a las actividades de la vida diaria y ante la falta de autonomía parcial y por mengua de la fuerza donde las enfermeras debemos suplir la parte afecta, de forma que consigamos el mayor grado de independencia del paciente, con la prescripción de una silla de ruedas a motor y una grúa para la cuidadora, material que ya casi se acerca al que millonariamente consensúan "asépticamente" los Jefes de Servicio médicos de los más reputados Hospitales y que reporta hasta el bronceador con el que luego visten esa tez de la que hablaba al principio.

Sobre la prescripción, qué contar ya que no sepamos aparte de lo que no nos cuentan. Y es que nos vamos a comer un Florón por parte del Ministerio médico, médico, repito, que está dando largas cuando lo más importante "legislativamente" en este nuevo curso va a ser el que el Aparato político-gestor-sanitario, se prepare su continuidad en las urnas allá por Marzo y ya han comenzado con medidas del orden "sanitario" populistas como las revisiones dentales, los neonatos a 3500 €, alguna inclusión de vacunas a "grupos de riesgo" potencial y de los que por empatía consiguen derramar "progresismo gestor" que vende en votos, etc.

Yo, por si acaso, ya que aparte de todo si que creo en la PRESCRIPCIÓN ENFERMERA, ALGUNAS VECES FARMACOLÓGICA, me estoy aprendiendo el listado de principios activos que me haga no sacar los pies en exceso en mi Comunidad, ya que Mª Jesús, muy amiga de D. Bernat, no me los va a dejar sacar, seguro, del plato de los genéricos, ya que aquí la lista y la relación con la industria la marca la Administración e incentiva ese esfuerzo por que sea Ella la que perpetúe el monopolio relacional con la Botica a gran escala y siempre amparada en la evidencia que emana de alguna Sociedad Científica amiga del poder.

Estoy deseoso de que llegue Diciembre y ver a todos nuestros Presidentes, Máximos, Vocales, Tesoreros y secretarias de colegios, abanderando manifestaciones y luciendo esos bronceados adquiridos en vete a saber qué paralelo, quemando efigies del Ministro disfrazado de falso Rey Melchor, como se lleva ahora en las convocatorias mas extremas y radicales y sintiéndose engañados por el poco talante negociador y cumplidor de promesas de este "nuevo" Ministerio que se ha comprometido a desarrollar la disposición adicional duodécima al "Máximo". Y es que los discursos y las actitudes se perpetúan, hasta la mia, lo siento.